domingo, 3 de agosto de 2014

Pamparacuatro cometió diversos errores administrativos en el caso Unión

El juez César Romero Pamparacuatro es de sobra conocido en la isla de Lanzarote por llevar adelante los casos más sonados de corrupción de la historia de la isla, y por ello es digno de admirar teniendo en cuenta que desempeñar su trabajo de forma normal le ha sido casi imposible debido a los obstáculos y manipulaciones que han surgido en dichos casos, tales como robo de pruebas, filtraciones, chivatazos y demás.

Pero no todo brilla como el oro en su persona. Algunos procedimientos no se hicieron de forma correcta e incluso se dieron privilegios a ciertos imputados por su parte y se cometieron diversos errores que ahora utilizan los abogados defensores de los imputados para liberar a sus defendidos de las acusaciones vertidas sobre ellos.

Según informa la juez ahora al mando, Lucía Barrancos, existe la convicción y se ha hecho constar que en la época del juez Pamparacuatro al frente de este juzgado, los autos y resoluciones se predataban, se hacían con posterioridad, y se insertaban en las actuaciones con fecha anterior, de ahí la falta de firmas en cientos de ellos.

El juez César Romero Pamparacuatro

Otra de la irregularidades que refleja Barrancos en su informe de 29 de Noviembre de 2011, elevado al Tribunal Superior de Justicia de Canarias, fue la de que nunca llegó a dar curso a la denuncia contra el ex-secretario insular del PSOE, Carlos Espino.

El magistrado, según aparece en las actuaciones, ordenó el desglose de la denuncia presentada en la UCO en el año 2009 por el actual presidente del Cabildo, Pedro San Ginés y el anexo número VIII de esa misma denuncia, al cual se le asignó un número de diligencias previas con fecha de un año posterior.

Según el informe de Barrancos, esta denuncia nunca fue incoada formalmente y además, no se mandó al Decanato de los Juzgados para su oportuno reparto, pese a tratarse de un asunto que no tenía conexión con lo que el juez estaba investigando en el caso Unión.

A ello se le une que dicha denuncia contra Espino se tramitó mediante la citada providencia y no mediante un autos.
Barranco advierte sobre esta denuncia que "existe un auto de 5 de marzo de 2010, que incoaría las diligencias previas, pero que este auto figura en el sistema como borrador y nunca fue pasado a definitivo, ni firmado" y recalca que "este procedimiento nunca fue incoado formalmente".

La juez añade que "ni siquiera el archivador que contiene esta denuncia se incluye toda la parte del atestado relativa a estos hechos, pues no se incluyen las declaraciones ante la UCO de tres testigos".

¿Error informático, manipulación, privilegios judiciales...? Lo que está claro es que debido a estos errores y fallos, los imputados podrían aprovecharse de ellos para quitarse algunos problemas de encima.

Fuente: Canarias 7

0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Distribuida por: Free Blogger templates