sábado, 23 de marzo de 2013

El Hotel Papagayo Arena pierde la última batalla legal para anular la sentencia que lo ilegaliza


El pasado mes de febrero, la sala de lo contencioso administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias tumbó el último recurso que le quedaba al Hotel Papagayo Arena, en Playa Blanca, para intentar dejar sin efecto la sentencia que anula su licencia de construcción.

La propiedad del hotel había solicitado ante los tribunales la nulidad de la sentencia de octubre de 2012 sobre el recurso de apelación, por la que se pedía que se retrotrajesen las actuaciones hasta el momento anterior a dictar sentencia. El Cabildo de Lanzarote pidió que se desestimara esa nulidad. La licencia realmente se anuló por parte del TSJC en julio de 2007, pero la propiedad siguió apelando.

Vista aérea del hotel Papagayo Arena
El hotel, de la sociedad levantina Explotaciones Nueva Valencia, consideraba que en la sentencia se había incluido un motivo sin que se le hubiera dado la oportunidad de discutirlo. El tribunal sigue sosteniendo que no ha existido indefensión y que al anularse la licencia de obra del hotel se anulan a su vez el resto de licencias conseguidas tras ella. El TSJC impone las costas del proceso a la empresa.

El caso del Papagayo Arena es uno de los 27 casos de licencias en Playa Blanca y Costa Teguise anuladas por los tribunales a instancias del Cabildo de Lanzarote y de la Fundación César Manrique, que se mantienen desde hace años en situación de ilegalidad. La ejecución de la sentencia se está intentando encajar a través de una legalización en el Plan General de Yaiza y del Plan Insular de Ordenación (PIO) del Cabildo, que deberán ratificar los tribunales.

Papagayo Arena

La licencia para el Hotel Papagayo Arena la concedió el ex alcalde de Yaiza, José Francisco Reyes, en junio de 1998 y se comenzó a construir en 2001. Tiene cuatro estrellas y 747 plazas y se comercializa en régimen de todo incluido.

En el año 2007 se anuló su licencia porque no se publicaron las ordenanzas del plan parcial, no se recabó el informe jurídico municipal para dar la licencia y no respetó la suspensión de licencias que estaba vigente en el momento de concederla.

Además, incumple el PIO, la Moratoria, el plan parcial y la autorización turística. El proyecto incumple el número máximo de plazas que se podía aprobar, incumple la altura y el número de plantas, ocupa 20.000 metros construidos de más, invade una zona verde y un pasillo de acceso a la playa y lo construido no se corresponde con el proyecto autorizado.

En 2006, el Ministerio de Medio Ambiente inició el expediente de declaración de utilidad pública y la iniciación de los trámites legales para la expropiación forzosa del hotel para demolerlo y restaurar el paisaje, pero después se paralizó.

Fuente: Diario de Lanzarote

0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Distribuida por: Free Blogger templates